Andén 27

Blog de viajes y fotografía

lunes, 16 de octubre de 2017

COMER EN BILBAO. CASA RUFO.


Hoy nos vamos a comer un chuletón en uno de los restaurantes más emblemáticos que hay para comer en Bilbao, Casa Rufo. Es uno de esos restaurantes de toda la vida de Bilbao, de los lugares que tienen historia, donde se come muy bien. La carta es pequeña, con una docena de entrantes y de segundo es casi obligado comer chuletón, aunque, si no te gusta la carne, también tienen bacalao. A la carta no tienen muchas más opciones, pero sí que tienen menús para grupos donde hay un poco más de variedad.
Comer en Bilbao, Casa Rufo
Exterior Casa Rufo

Si no conoces Casa Rufo, al principio puedes estar un poco confundido, ya que se entra en una tienda de ultramarinos. Hay una gran nevera donde están las cintas de chuleta que luego sirven, así como estanterías con cajas de tejas y cigarrillos y otros productos de alta calidad. Todo en una atmósfera muy rústica, como las antiguas tiendas de ultramarinos de barrio, aunque los artículos que venden ahora son más de delicatessen. En esta zona hay un par de mesas grandes donde suele haber grupos comiendo. Más al fondo está el restaurante, con mesas repartidas en pequeñas salas y en el pasillo. Las mesas son un pelín justas y depende del lugar que te toque, el sitio puede ser un poco incómodo, pero, creo que es un lugar con tanto sabor, que hay que visitarlo al menos una vez.
Interior Casa Rufo. Comer en Bilbao
Interior Casa Rufo
Yo, a pesar de esto, ya lo he visitado en varias ocasiones, porque el producto es tan bueno, que merece la pena "sufrir" un poco la incomodidad del lugar. A la hora de la comida, y sobretodo de lunes a viernes, es un lugar bastante frecuentado por hombres de negocio. Si tienes un compromiso, Casa Rufo es uno de esos lugares peculiares para enseñar, además de comer fenomenal.
Las famosas Croquetas de huevo de Casa Rufo. Comer en Bilbao
Las famosas Croquetas de huevo de Casa Rufo
En nuestra última visita a Casa Rufo pedimos sus famosas croquetas de huevo. Ellos mismos dicen que son las mejores embajadoras de Casa Rufo, y la verdad es que están exquisitas. Yo creo, que como pasa con la tortilla de patatas, hacer croquetas es fácil, siempre se pueden comer, pero hacer unas buenas croquetas, eso sí que es difícil. No hay muchos sitios donde encontrar buenas croquetas y Casa Rufo es uno de ellos. El otro entrante que pedimos fueron anchoas del cantábrico en salazón con aceite de oliva virgen. Unas anchoas hermosas, de sabor suave y sin una solo espina. Para comer con un buen trozo de pan.
Anchoas del cantábrico en Casa Rufo. Comer en Bilbao
Anchoas del cantábrico en salazón en aceite de oliva
Y después de haber abierto boca, nos trajeron la especialidad de la casa, el chuletón. Para nosotros es muy importante el punto de la carne. No nos gusta la carne poco hecha, así que siempre preguntamos si sacan parrilla, pero aquí solo te sacan uno de esos platos calientes. Pero hay que reconocer que la sacaron bastante hecha de la cocina y se terminó de hacer en el plato. Muy rica de sabor y una ración bastante generosa. De guarnición, patatas fritas, pero de verdad. Algo que tampoco es muy habitual. Todo acompañado de un vino Rioja. Un Marqués de Murrieta, reserva del 2010.
Chuleton en Casa Rufo. Comer en Bilbao
Chuletón en Casa Rufo
Vino Rioja Marques de Murrieta. Casa Rufo
Marqués de Murrieta
Y para terminar la comida con algo dulce, un postre muy típico del País Vasco, Goxua. Se trata de un postre bastante contundente. Tiene una capa de bizcocho borracho, otra de nata y otra de crema pastelera. Se suele servir en vasos de barro y la parte de arriba está caramelizada. Riquísimo.
Goxua en Casa Rufo. Comer en Bilbao.
Goxua
Una comida redonda, de principio a fin. Si buscas un restaurante diferente y peculiar donde comer en Bilbao, Casa Rufo es una muy buena opción.

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. Qué buena recomendación 👌 no conocía el sitio pero vaya qué buena pinta todo y el chuletón ya ni te digo

    El rincón de Pau Blog 💗

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en Anden 27.