Andén 27

Blog de viajes y fotografía

jueves, 12 de octubre de 2017

EXCURSIÓN AL VESUBIO. SUBIENDO AL VOLCÁN DESDE HERCULANO


Una visita a Nápoles no está completa si no se sube al Vesubio, ese volcán que sepultó la famosa ciudad de Pompeya y Herculano. Tiene algo de poético subir hasta allí y si el día está claro, disfrutar de las vistas que hay de toda la bahía. Nosotros hicimos esta excursión al Vesubio, subiendo al volcán desde Herculano en autobús. A primera hora de la mañana visitamos las ruinas de Herculano, la otra víctima del Vesubio y después subimos al Volcán. En un día nos dio tiempo de sobra para visitarlo todo. Fue un día muy completo, la verdad.
Excursion al Vesubio. Subiendo al volcan desde Ercolano
El volcán Vesubio en la bahía de Nápoles

Cuando bajamos del tren en la estación Ercolano Scavi, vimos la empresa de autobuses que hace la excursión al Vesubio desde Herculano, se llama Vesuvio Express, y es la única empresa que opera desde Herculano. No había leído buenas críticas del servicio de autobuses pero la otra opción era un taxi y tampoco tenía muy buenas opiniones, así que nos la jugamos y no nos salió nada mal.
Subida al Vesubio con Vesubio Express
Autobús Vesubio Express para subir al Vesubio
Primero hay que comprar los billetes de autobús en un garitillo que tienen allí (entre nosotros, parecía una escena de una peli de mafiosos, tenían todos unas pintas...). Se puede comprar solo el billete del autobús o un combinado de autobús más la entrada al Parque Nacional de Vesubio. Nosotros compramos el billete combinado, y menos mal porque, el autobús te deja justo en el acceso al parque y la taquilla está un poco lejos. Por otro lado, también puede ser que subas en el autobús y que el parque esté cerrado por mal tiempo (o por cualquier otra razón) y te quedas sin dinero y sin visita, porque los de la empresa del autobús no se responsabilizan, solo te suben y te bajan. Un dato que hay que tener en cuenta.
Cartel del parque Nacional del Vesubio
Cartel del parque Nacional del Vesubio
Hay autobuses cada 40 minutos, más o menos, desde las 9:30 de la mañana, y se tarda unos 30 minutos en llegar al acceso del parque, siempre que no haya mucho tráfico. Una vez te deja el autobús en el acceso, tienes 90 minutos para hacer la visita al Vesubio. Nos dijo el conductor que si no estábamos a la hora, el autobús se marcharía y el billete ya no tendría validez. Así que, nos aseguramos de estar puntuales. Para saber a qué autobús perteneces, te da una pegatina redonda de un color. Es importante no perderla, porque si no, puedes tener problemas. Da tiempo de sobra para subir y bajar, pero tampoco puedes entretenerte mucho.
Camino para subir al crater del Vesubio
Camino para subir al cráter del Vesubio
La subida al Vesubio es bastante asequible. A un ritmo suave se tarda 30 minutos en llegar hasta la parte más alta, donde está el cráter. Hay bancos y zonas de descanso repartidos por todo el trayecto y  ¡Hasta hay tiendas de Souvenirs!. Es importante llevar un buen calzado porque el camino es de tierrilla y en algunas zonas resbala un poco y algo de ropa de abrigo porque puede hacer frío.
Vista del crater del monte Vesubio en Napoles
Cráter del Vesubio
La zona del cráter es espectacular. Es tan grande que no pude hacer una foto de todo el cráter entero. Había leído que olía mucho a azufre y que se veían escapes de gases y humos, pero el día que nosotros fuimos no vimos nada de eso. La entrada al Parque Nacional del Vesubio incluye una visita guiada, pero para cuando nos dimos cuenta ya no nos daba tiempo a escucharla. Hay un cartel, casi al final del camino y un chico allí sentado, que al parecer, contaba cosas del Vesubio. Pero no os puedo decir ni qué cosas ni en qué idioma. Al final del camino hay una tienda que vende postales, bebidas y chocolatinas. ¡Hasta te puedes beber un vino en el cráter del Vesubio!.
Tienda en la cima del Vesubio
Tienda en la cima del Vesubio
Desde aquí debe haber una vista impresionante de toda la costa Amalfitana y la bahía de Nápoles. Nosotros no tuvimos mucha suerte porque según subíamos se echó la niebla y no pudimos ver casi nada del paisaje que intuíamos había. Menos mal que a la bajada en el autobús, se despejó el cielo, y pudimos ver un trozo de la panorámica que se extiende a los pies del volcán.
Vista de la bahia de Napoles desde el monte Vesubio
Vistas desde lo alto del volcán Vesubio
Fue un día muy completo. Primero, visita a las ruinas de Herculano, después la excursión al Vesubio. Vuelta a Nápoles en el tren, ducha en el hotel y cena en L'Antica Pizzeria de Michele, la pizza más rica de Nápoles.

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. Hola!! Me viene genial la información de vuestro blog porque en Diciembre iremos a Napoli.
    Me gustaría saber si conocéis Pompeya. Nosotros no tenemos mucho tiempo y debemos elegir entre Pompeya y Herculano porque tenemos claro que queremos subir al Vesubio. ¿ Que nos aconsejáis?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo en mi blog una entrada sobre Pompeya, por si te interesa. Si solo puedes ver unas ruinas, yo iría a Pompeya, son más grandes y las más importantes. Desde Pompeya también hay autobuses que suben al Vesubio pero no te puedo decir más, lo siento.

      Eliminar

Gracias por comentar en Anden 27.