Andén 27

Blog de viajes y fotografía

lunes, 1 de enero de 2018

¿SABES CUÁL ES EL PRIMER CARNAVAL DEL AÑO?


La Vijanera de Silió (Cantabria), el primer carnaval del año  


El primer carnaval del año se celebra en Cantabria y se llama la Vijanera de Silió. Se celebra el primer domingo del año, a excepción de que coincida con el día 1 que entonces se traslada al siguiente domingo, así que yo diría que es el primer carnaval del año que se celebra en todo el mundo.
Carnaval de la Vijanera en Silio 2018
Cartel de los carnavales 2018 de La Vijanera en Silió

El origen de esta fiesta es ancestral y se cree que es una celebración por el solsticio de invierno o por el cambio de estación. La versión que se puede vivir hoy en día comenzó a celebrarse en 1982. A partir de ese año se empezó a recuperar la fiesta que dejó de celebrarse tras la Guerra Civil.

¿QUÉ ES LA VIJANERA?


La Vijanera es una mascarada en la que un montón de personajes van interpretando diferentes actos a lo largo del día. Los personales principales son el danzarín negro, el danzarín blanco, el caballero, el oso y el amo, el viejo y la vieja, la Pepa, las Gorilonas y el Húngaro, Los Guapos, Madama, Mancebo y Marquesito, Preñá y Marido, Trapajeros o Traperos, Trapajones, Zarramaco y por último Zorrocloco. 
Carnaval de la Vijanera en Silio 2017
Cartel de los carnavales 2017 de La Vijanera en Silió
Los actos principales de La Vijanera son:
Los Campanos. De 6:30 a 7:00.
Los mozos vijaneros recorren las calles del pueblo haciendo sonar los campanos para despertar a todo el pueblo.

Captura del Oso. De 11:30 a 12:00
La captura del Oso se realiza en la plaza de la Iglesia. Parte de la comitiva sale de un casería cercano bajando por una empinada cuesta para dar caza al oso que quiere escapar al bosque. En este acto los protagonistas principales son el oso y los Zarramacos. Estos últimos son unos de los personajes más llamativos. Van cubiertos con pieles de oveja y llevan un cucurucho negro con cascabeles. Lleva unos campanos atados al cuerpo cuyo ruido espanta a los malos espíritus, por otro lado el Oso simboliza el mal y el amo intenta controlarlo.

Defensa de la Raya. A las 12:30
La defensa de la Raya se realiza a la entrada del pueblo y se trata de una danza desenfrenada que dura unos 15 minutos. El Danzarín negro, durante su danza, toca un cuerno y pide guerra o paz. Está documentado que durante la defensa de la raya, en los tiempos en los que cada pueblo festejaba su Vijanera, hubo hasta muertes, ya que este acto era un alarde de fuerza.

Muerte del Oso. A las 14:00
El Oso es llevado por los zarramacos y el resto de los personajes a la plaza de la iglesia y hacen una danza rodeando al oso. Finalmente el oso cae. Este acto simboliza la protección del ganado y la victoria sobre los malos espíritus.
Carnaval de la Vijanera en Silio 2016
Cartel de los carnavales 2016 de La Vijanera en Silió
Pero la fiesta no termina aquí ya que a partir de este momento, todos los vijaneros empiezan a interactuar con el público y se reparten por los bares del pueblo donde se reponen las fuerzas después de toda la representación. A lo largo del día hay un ambiente muy animado con escenificaciones de "comedietas" y con canciones. Sobre las 18:00 de la tarde, cuando el sol va desapareciendo, la vijanera va tocando a su fin hasta el próximo año dando por finalizado el primer carnaval del año.

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. me encanto la entrada!! hace algunos años, yo bailaba danzas típicas del País Vasco y de Navarra. y recuerdo haberme vestido o que alguien mas se vistiera de alguno de estos personajes para interpretar alguna mascarada. me encanto mas que nada porque me gusta mucho la tradición tanto de Cantabria como de las comunidades autónomas antes mencionadas. me hiciste recordar a esa etapa de cuando bailaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de Bilbao, y aunque no bailo danzas vascas, y a mí también me encantan esas tradiciones que vienen de tan lejos y que siguen vigentes hoy en dia

      Eliminar

Gracias por comentar en Anden 27.