Andén 27

Blog de viajes y fotografía

lunes, 19 de febrero de 2018

PASEANDO ENTRE PINGÜINOS EN ARGENTINA


Durante nuestro recorrido por Argentina, disfrutamos mucho de la Naturaleza tan impresionante que hay en ese magnífico País, que me tiene enamorada. Y además de bellos e inmensos paisajes también tuvimos la oportunidad de ver animales en libertad. Y ¿Dónde los vimos?, en Puerto Madryn, que fue una de las etapas de nuestro recorrido. Aquí hicimos un avistaje de ballenas y estuvimos paseando entre pingüinos
Paseando entre pingüinos. Puerto Madryn. Argentina

En esta zona hay varias pingüineras, pero la que nosotros visitamos fue la Pingüinera de San Lorenzo, que está ubicada en la Península de Valdés. Aquí se ubica una colonia de pingüinos protegida de 500.000 ejemplares de pingüinos de Magallanes. Nosotros fuimos durante la época de cría  y vimos los nidos con los huevos, a pingüinos encubando y hasta alguna cría muy pequeña.
Pingüino encubando en pingüinera San Lorenzo. Argentina
Pingüino encubando en pingüinera San Lorenzo.
Pingüino con crias en pingüinera San Lorenzo. Argentina
Pingüino con crías en pingüinera San Lorenzo
Para poder ver a los pingüinos de la Pingüinera de San Lorenzo hay unos senderos que recorren gran parte de la zona, y de los que no se puede salir, por lo que literalmente se está paseando entre pingüinos. Evidentemente, los pingüinos no se pueden tocar, ni molestar, ni hacer ruido, ni gritar. Se intenta no molestarles. Además, nunca hay que colocarse en su camino porque, los pobres, cuando encuentran un obstáculos se cortocircuitan y no saben muy bien que hacer. Vimos varios pingüinos que se habían encontrado en su camino con alguna barrera y estuvieron quietos frente a ella durante muuuuucho tiempo.
Pingüinera de San Lorenzo. Argentina
La visita se realiza acompañados en todo momento por un guía especializado, que vigila en todo momento que no se importunaran a los pingüinos, en grupos pequeños y dura aproximadamente 1 hora y 15 minutos. Los pingüinos llegan todos los años a esta zona desde la costa sur de Brasil para hacer su ciclo reproductivo. Más o menos, comienzan a llegar entre Agosto y Septiembre y se van entre Febrero y Marzo. Los machos son los que construyen los nidos y una vez encuentran pareja, se ponen los huevos. Tanto el macho como la hembra son los encargados de empollar el huevo, y una vez que nacen las crías, las alimentan hasta que crezcan y sean lo suficientemente fuertes para salir al mar. Como curiosidad, los pingüinos de Magallanes son monógamos y ponen tan solo dos huevos cada año.
Pingüinera de San Lorenzo. Pingüinos de Madagascar. Argentina
Nuestro paseo entre pingüinos nos llevó hasta la orilla del mar, hasta donde se dirigían casi todos los pingüinos, tanto para refrescarse como para alimentarse, ellos y sus propias crías. Los pingüinos que se pueden ver en la pingüinera de San Lorenzo son de la especie llamada Magallanes. No son muy grandes, miden en torno a 40 centímetros y pesan unos 3 kilos. El color de su pelaje en la zona del vientre es blanco, mientras que el de la zona de la espalda es negro. Nos contaron que estos colores son un desarrollo evolutivo y de supervivencia, para mimetizarse con el mar. Al nadar en el mar, el color negro de la espalda hace que se le confunda con la oscuridad de las profundidades marinas, mientras que el color blanco, es un color más luminoso para aquellas criaturas que puedan mirar hacia arriba y les confundan con la luminosidad de la superficie.
Esta visita a la pingüinera de San Lorenzo, en la que se tienen la oportunidad de pasear entre pingüinos, es otra de las excursiones que nunca olvidaré de nuestro recorrido por Argentina. De esas experiencias que se recuerdan toda la vida.

La Península de Valdés es Patrimonio de la Humanidad desde 1999.

VIAJANDO POR ARGENTINA




Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

16 comentarios:

  1. Que pasada!! desde luego tiene que ser una experiencia impresionante!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Experiencia única! No nos imaginábamos a los pingüinos en ese ambiente, pero nos encanta verlo en vuestras fotos. Preciosa Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda! Es de esos momentos que no olvidaré jamás

      Eliminar
  3. Que bonitos! Esa pinguinera en especial no la conozco, aunque he estado en otras en las que es similar. Son unos bichitos preciosos, además muy sociables y curiosos. Cuando yo he estado se acercaban algunos sin problema, a uno inclusive lo he llegado a acariciar, era bien confianzudo.
    El sur argentino es precioso!!! beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta pingüinera no se podían tocar, y creo que es lo correcto. Me encantaron los animalices!

      Eliminar
  4. Que bonito! Pensar que puedes ir a ver pingüinos en tu propio país ha ser ser genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pingüinos los vimos en Argentina. Eres de allí ?

      Eliminar
  5. Que increíble experiencia! me ha encantado

    ResponderEliminar
  6. ¡Que experiencia más chula! Me encantaría poder ver pingüinos en su medio. Me ha gustado conocer el por qué de los colores de los pingüinos, no lo sabía. Un post muy interesante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Yo tampoco lo sabía pero viajando se aprende de todo!

      Eliminar
  7. ¡Qué adorables son los pingüinos! Lo que más me gusta de vuestra aventura es que dices que el guía se ocupaba de que se respetara en todo momento a los animales. Últimamente hay rutas turísticas entre animales que parecen cacerías... ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii! Lo bonito es ver los animales en su entorno natural sin molestarles. La naturaleza es inmensa!

      Eliminar
  8. Un artículo muy interesante! No sabía el porqué de los colores de los pingüinos, siempre se aprende algo con los blogs de viajes! Preciosa ruta. Me alegra que se tenga en cuanto todos los detalles para no molestar a los animales en sus épocas de cría.
    Un saludo!
    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que viajando se aprende mucho, mucho, por eso es tan importante el respeto, empezando por los animales

      Eliminar

Gracias por comentar en Anden 27.